No todo acaba cuando llegamos a la tercera edad. Es una etapa más de la vida que tenemos que aprender a disfrutar. ¿Estás preparado/a para hacerlo? No te pierdas la guía más completa relacionada con las personas mayores.

Cambios físicos

Existen una serie de cambios físicos en esta etapa de la vida que afectan a la vida sexual: mayor dificultad para la erección, erecciones menos firmes, mayor periodo refractario, menor lubricación vaginal, sensaciones físicas más difusas, dificultad en los movimientos y posturas… Pero también hay aspectos psicológicos que influyen fuertemente.

Para los ancianos puede ser extraño el aceptar una sexualidad que ya no tiene función reproductiva, a pesar de que anteriormente hubieran mantenido sexo sin pensar en este aspecto. Para los varones, la impotencia es un signo de debilidad, de poca hombría, por lo que en muchos casos se prefiere un retiro completo de la sexualidad antes que tener que responder adecuadamente y no poder hacerlo en muchas ocasiones. Otras formas de expresión sexual no suelen ser tan bien aceptadas debido a la idea social que relaciona el sexo con la penetración.

También el valor de su propia identidad cambia. El aspecto sexual es un rasgo de su persona como otro cualquiera, y en este momento está cambiando sin que pueda ejercer dominio sobre él. Se desea volver a ser lo que se fue.

Edad de oro: Sexo en la llamada Tercera Edad

El sexo no se acaba

Otro aspecto que condiciona mucho su actividad sexual es el extendido mito que dice que el sexo se acaba en la vejez, y si no es así, se es una especie de pervertido.

La sexualidad nos acompaña desde el nacimiento hasta el fin de nuestros días y experimenta variaciones. En la vejez debemos aprender a recibir y aceptar estas variaciones y no tomarlas como una secuela del pasado, sino tratar de aprovecharlas y desarrollarlas de la mejor manera posible buscando nuevas experiencias y sensaciones satisfactorias.


Comparte el amor

Deja una respuesta