Una noche de julio
mirando las estrellas
hicimos el amor.
Tus manos recorrían,
de norte a sur mi cuerpo,
de este a oeste yo te abría mis brazos.
Se entreabrieron tus ojos para mirar mi cuerpo
mientras mi boca en celo te llenaba de besos.
La brisa de la noche
nos bañaba en silencio
en el mar de las olas nos mecíamos lentos…
!Yo! te dije …. mi amor
preguntaste? te gusta?,
mi voz temblorosa ahogada por tu pecho
contesto … como siempre, como siempre » te quiero.»
Las estrellas miraban envidiosa al vernos,
un lucero celoso se escondió tras el velo
de una nube coqueta que atravesaba el cielo.
Quedamos tan cansados,
tan llenos de caricias,
que el lucero del alba no cesando en su empeño,
cubriéndonos en su nube,
nos trasladó hacía el sueño.
…que infame es el tiempo… el reloj de la vida
nos devolvió a este mundo.
Te vi como marchabas,
despacio, en silencio.
y de mi boca triste, se me escapó un beso.

M.A. Manras


Comparte el amor

Deja una respuesta