Invita y transgrede a una sexualidad (aún) más intensa

En la búsqueda, en el descubrimiento y en los desacuerdos con placer, hay cosas que la práctica, el ensayo y el error nos enseñan y otras que sólo los especialistas conocen. Los manuales de sexualidad nos dicen que, por regla general, es en esta secuencia en la que tiene lugar lo que muchos llaman «el ciclo de respuesta sexual humana». Pero en la práctica, el sexo y el placer, su punto de partida y de llegada, su hilo, tan simple como intrincado, puede no cumplirlo al pie de la letra.

«Aunque durante mucho tiempo, el deseo ha estado presente en este modelo de tres fases, la práctica muestra algo diferente. Muchas personas se involucran sexualmente sin mucho o ningún deseo y, con la pareja tomando la iniciativa, ese deseo y esa excitación terminan apareciendo», dijo Jorge Cardoso, psicólogo clínico, en su reflexión «El placer femenino versus el placer masculino», en el evento Inspire Saúde en Lisboa en 2015.

Tantas veces tomado como sinónimo de orgasmo y puede que no lo sea, el placer sigue siendo tan competente para unir a hombres y mujeres como para separarlos. ¿Pero por qué? En todo el mundo, muchos expertos han tratado de responder a la pregunta. «El sexo consiste en que un ser humano muestre su sexualidad a otro para que éste descubra la suya», dice el entrenador de relaciones Roberto Hogue. Entonces encuentra cuatro maneras de hacerlo.

Conoce tu anatomía

Hace unos años, Ana Carvalheira, una psicoterapeuta, preguntó a 4.000 portugueses cómo se dieron cuenta de que estaban emocionados. «Las respuestas fueron increíbles», recuerda. «Menos del 20% de los encuestados dijeron que se excitaban porque su vagina estaba húmeda o tenían sensaciones genitales físicas», dice. «Las mujeres están desconectadas del cuerpo. Cada vez somos más cerebrales, analizamos todo, pero el análisis sorprende el deseo y la emoción», incluso el experto argumenta.

Lo que conocemos del «actor principal de la escena del orgasmo femenino», tal como él lo caracteriza, es quizás el mejor ejemplo de esta premisa, como ilustró el orador invitado al evento Inspire Saúde, que atrajo a curiosos al Centro Cultural de Belém en Lisboa. «Los genitales femeninos son complicados, todo está oculto pero, aunque el clítoris es una estructura interna, con entre 7 y 10 centímetros por regla general, puede ser estimulado por la presión», dice Ana Carvalheira.

Por una sexualidad libre y valiente

«Por eso algunas posturas [sexuales] son más interesantes para la mujer que otras [como la postura en la que se pone de pie encima]», dice Carvalheira. El cuerpo también cambia, y en la menopausia «es necesario un toque directo», dice Maria do Céu Santo, una ginecóloga. «El clítoris tiene una especie de prepucio que, en esta etapa, tiende a pegarse y, por lo tanto, es esencial activarlo con un lubricante vulvar», añade.

Priorizar e innovar sin miedo

No tengas miedo de hacerlo. «Para las mujeres, el placer es algo que se conquista, se descubre y se persigue. Pero están mucho menos entrenados en la búsqueda del placer sexual. Tienen que quererlo, tienen que reclamarlo como algo importante en sus vidas», dice Ana Carvalheira. Según este experto, «las mujeres tienen que aprender a descontrolarse, a entregarse, a dejarse llevar». Jorge Cardoso añade otras pistas, válidas para ambos géneros.

El psicólogo clínico y terapeuta sexual no tiene dudas. «El sexo se lleva bien con dos cosas, la novedad y la transgresión, y la novedad no significa aparearse con una nueva pareja todos los días, y la transgresión no es sinónimo de violencia o crimen sexual». A veces basta con ir en contra de la(s) rutina(s), apostando por nuevos escenarios en casa o en el extranjero y/o probando nuevas posiciones sexuales, como las que se pueden (re)ver en la galería de imágenes de abajo.

Hay momentos en que tu vida sexual pide a gritos más romanticismo. Sin embargo, aunque vemos cada vez más juguetes eróticos en las tiendas y nuevas prácticas sexuales que proliferan en Internet y en las redes sociales, hay quienes prefieren lo tradicional, lo que no significa necesariamente monotonía. Mira las posiciones en las que deberías apostar según «Aufeminin.com», Vainui de Castelbajac firma las ilustraciones

El masaje, una posición de mucho contacto que permite seguir el sexo con masajes a lo largo de la espalda y la cabeza

  • La proximidad de esta posición no puede ser mayor, lo que asegura un mayor romanticismo. Las caricias y los besos pueden estimular aún más la copulación
  • Una posición que, aunque requiere un mayor esfuerzo por parte del hombre, estimula a la mujer en profundidad
  • Acostada de rodillas bajo las nalgas, la mujer levanta ligeramente el área pélvica. Esto puede ser una ventaja, aunque es difícil de mantener durante mucho tiempo debido al riesgo de presión muscular
  • En esta posición, la estimulación del clítoris es mayor. Su pareja también disfrutará sintiendo sus pechos contra su propio pecho.
  • Las posiciones sentadas con la pareja cara a cara tienen la ventaja de permitir un intercambio de miradas, además de facilitar los besos y las caricias orales
  • La mujer sobre el hombre con las piernas juntas y él debajo con las piernas abiertas. Un clásico que siempre funciona
  • La posición contra la pared te permite trabajar en conjunto para lograr una sesión de sexo mucho más rítmica, romántica y sensual
  • Muchas parejas tienen la fantasía de tener sexo encima de una lavadora centrifugadora. Alternativamente, puedes usar la mesa de la cocina o un escritorio
  • Pura energía y vitalidad es lo que transmite esta posición, romántica y apasionada, que permite un contacto visual absoluto
  • Ideal para reconectar con tu pareja, ya que está en la posición perfecta para alcanzar el clímax, esta posición es adoptada por muchas parejas

Jorge Cardoso no tiene dudas. «Cualquier cosa que tenga un nuevo sabor es siempre bienvenida en el sexo», enfatiza el experto. «Hay quienes tienen una fantasía que se puede realizar, por ejemplo, tener sexo en lugares públicos o semipúblicos, como un ascensor, que mezcla una dimensión de privacidad con un riesgo calculado», dice el psicólogo clínico y terapeuta sexual. «Y es este riesgo el que también aumenta el deseo y el nivel de placer asociado», enfatiza.

Al poder de la novedad, el terapeuta sexual añade el de la repetición. «Es algo obvio y que siempre hemos aprendido, pero lo único gratificante es repetir», incluso Jorge Cardoso recomienda. El problema es que hoy en día, absortos por las muchas tareas diarias, muchas parejas terminan olvidando lo placentero que puede ser el sexo, como han demostrado varios estudios internacionales en los últimos años.

Por una sexualidad libre y valiente

Di lo que quieres y cómo lo quieres

Habla más alto. No tengas miedo de expresarte. «Muchos de los problemas que las mujeres reportan en las consultas reflejan una falta de comunicación», dice Jorge Cardoso. En realidad, revela el especialista, «muchos hombres quieren saber qué es lo que les da más placer y, muchas veces, ellos y ellas fantasean lo mismo, incluso están en sintonía, pero cualquiera de ellos piensa que no será receptivo y no avanza», añade el psicólogo clínico y terapeuta sexual.

Es común que las mujeres estén demasiado enfocadas en su problema, Maria do Céu Santo también subraya. «En mis consultas, algunos me dicen que la relación no está bien en este momento y que no sienten deseo [sexual], y yo les pregunto si su marido es feliz pero muchos no saben, no tienen idea de lo que le gusta o piensa», explica la coordinadora del Núcleo de Medicina Sexual de la Sociedad Portuguesa de Ginecología.

«En lugar de esperar a que el otro adivine lo que quiere, es urgente que ambos hablen de erotismo, porque los estímulos, los clics son diferentes», añade Ana Carvalheira. El tema debe ser abordado «como cualquier otro tema», dice el investigador. Y cuando se trata de practicar, hay que perder la vergüenza de decirlo como se quiere, aconseja Maria do Céu Santo. «Debemos seguir guiando. Más a la izquierda, más a la derecha… Es esencial», sugiere.

Acérquese y aléjese

En una relación de dos, a uno generalmente le gusta más que al otro. «Uno ama y el otro se deja amar, lo que no significa que esto no cambie en el curso de su vida», describe Maria do Céu Santo. A medida que la relación progresa en el tiempo, el sexo, en contra de lo que se piensa, puede incluso mejorar. «Cuando se tiene una nueva pareja, los niveles de excitación aumentan, pero el orgasmo es menos intenso, debido a la inseguridad e ignorancia del otro», dice.

«La intensidad del orgasmo es mucho mejor en una relación a largo plazo», añade. Hay estudios que lo atestiguan. Una pareja feliz en este campo es la que tiene la capacidad de encontrar puntos de convergencia pero también de crear espacios individuales, considera Maria do Céu Santo. «No siempre deben estar pegados, de lo contrario el deseo no respirará», advierte. «Tiene que haber oxígeno para la llama», ilustra el ginecólogo portugués.

Jorge Cardoso está de acuerdo. «Lo más importante es aprender a vivir en libertad en la relación y esto es fundamental porque trae amor y trae deseo, aunque es muy difícil porque hay problemas a nivel de control», subraya el psicólogo clínico y terapeuta sexual. Este es, además, uno de los mayores desafíos para las relaciones de hoy en día, subraya Ana Carvalheira. «Tenemos que compartir el poder, saber estar en una relación de iguales», argumenta el psicólogo clínico y psicoterapeuta.


Comparte el amor

Deja una respuesta