Definición

Incapacidad para conseguir o mantener una erección satisfactoria para el coito.

La disfunción eréctil es causada por varios motivos, los cuales pueden ser de naturaleza psicológica o física. Sin embargo, el ser impotente no significa tener algún tipo de problema, bien sea de fertilidad, eyaculación, de orgasmos o con el funcionamiento sexual. Aunque los riesgos de impotencia crecen a medida de los años, no es una consecuencia inevitable del envejecimiento.

Se calcula que este proceso afecta a entre 10 y 20 millones de pacientes mayores de 18 años en Estados Unidos. La prevalencia es del 52% en varones de 40 a 70 años y aumenta con la edad. Sin embargo, los varones pueden disfrutar de la actividad sexual durante toda la vida; aunque la cantidad y la fuerza del eyaculado y la tensión muscular se reducen, la disfunción eréctil no es un proceso inevitable en relación con el envejecimiento.

Etiología

En pocas ocasiones la DE es primaria (el hombre nunca ha conseguido ni mantenido una erección), que se suele deber a factores psicológicos (culpa sexual, miedo a la intimidad, depresión, ansiedad) y en menos ocasiones a factores biológicos.

La DE secundaria se produce cuando un hombre que podía conseguir y mantener una erección ya no puede hacerlo, y más del 90% de los casos son de naturaleza orgánica.

La causa principal es vascular, pero otras grandes categorías incluyen los trastornos hormonales, uso de drogas y enfermedades neurológicas.

Una disfunción eréctil transitoria de cualquier naturaleza puede determinar dificultades psicológicas secundarias que complican el problema. La disfunción eréctil puede depender de las situaciones, afectar sólo a determinados momentos, lugares o parejas, asociarse a un sentimiento de derrota o autoestima dañada. Los factores psicológicos que pueden asociarse con las enfermedades orgánicas pueden ser tanto la causa como la consecuencia de la disfunción eréctil.

Disfunción eréctil, la incapacidad para conseguir o mantener una erección

Trastornos vasculares

Los principales problemas vasculares que pueden determinar DE son la aterosclerosis de las arterias peneanas, la impedancia inadecuada del flujo venoso o una combinación de ambos. Con el envejecimiento y las patologías asociadas (aterosclerosis, hipertensión), disminuyen la dilatación de las arterias y la relajación del músculo liso, reduciéndose así la cantidad de sangre que entra al pene. Las incompetencia venosa dificulta la permanencia de la sangre en el pene durante la erección. Las enfermedades que aceleran la aterosclerosis (diabetes, tabaquismo, hipertensión) aumentan la prevalencia de la disfunción eréctil.

Trastornos hormonales

Los problemas hormonales (aumento de prolactina, hipotiroidismo e hipertiroidismo, síndrome de Cushing) pueden determinar una disfunción eréctil.

Uso de fármacos. Los fármacos producen un 25% de los casos.

Trastornos neurológicos

Los trastornos neurológicos (ictus, convulsiones del lóbulo temporal, esclerosis múltiple, disfunción sensitiva y autónoma, lesiones medulares) suelen ser causa de disfunción eréctil.

Un 40% de los hombres sometidos a una resección transuretral desarrollan problemas eréctiles, pero la prevalencia de dichos problemas aumenta con las resecciones quirúrgicas más amplias.

Recuerde que:

  • La impotencia es una alteración frecuente de la sexualidad del hombre que puede afectar considerablemente a su bienestar.
  • El envejecimiento, algunas enfermedades asociadas a éste y sus tratamientos (operaciones o medicinas), son las causas más frecuentes de impotencia.
  • Menos del 10% de los pacientes con impotencia severa consultan al especialista. Sólo el 2% del total de hombres con impotencia, moderada o severa, solicitan ayuda médica.
  • En la actualidad existen tratamientos muy efectivos contra la impotencia. Más del 90% de los hombres que acuden a un especialista logran recuperar la erección.
  • El diagnóstico del tipo de impotencia es imprescindible para la elección del tratamiento más adecuado para cada paciente.
  • El consumo de alcohol, tabaco y la mala dieta contribuyen directamente en la probabilidad de tener impotencia.

Comparte el amor

Deja una respuesta